Buenas tardes Chic@s, hoy os hablare un poco sobre la CONGESTION MUSCULAR Y DE LA ACTIVACIÓN NEUROMUSCULAR.

En primer lugar deciros que con las repetidas contracciones musculares, la demanda metabólica del músculo aumenta, es decir, necesita nutrientes y moléculas para procesar la actividad metabólica y para expulsar productos de desecho.

La sangre es la encargada de favorecer estos procesos, en ella se transportan todas las sustancias que tus músculos necesitan. Cuando activas un músculo, la sangre “acude” allí, es lo que se denomina redistribución del flujo sanguíneo.
En parte, acude mayor cantidad de sangre, pero además, debido a la intensidad de las contracciones, se produce una oclusión del flujo sanguíneo. El resultado, después de varias contracciones, es que el músculo se llena de sangre y se produce una congestión muscular de forma local y momentánea.

Toda esa sangre acumulada en un determinado grupo muscular hace que éste aumente de tamaño (por ese aporte extra de sangre que ha quedado retenido por unos momentos). Mucha gente piensa que esto es hipertrofia muscular, pero es tan solo un efecto momentáneo que desaparece al poco tiempo de dejar de aplicar la carga de entrenamiento.

La congestión muscular es un proceso necesario para que los músculos crezcan y se desarrollen, pero por supuesto, no siempre que haya congestión habrá hipertrofia, ya que se necesita de un buen estímulo que empuje al músculo a adaptarse para después crecer. Es decir, se requiere de un adecuado entrenamiento que solicite una respuesta muscular correcta para el crecimiento.

Una vez que tenemos un correcto entrenamiento, la congestión muscular es necesaria para favorecer dicho desarrollo al nutrir los músculos y contribuir a su proceso de reparación que hace posible el crecimiento.

La notable apariencia de músculos hinchados cuando acabamos de entrenar y hasta 30 minutos después, se debe a la congestión del flujo sanguíneo en nuestros músculos. Por eso, este cambio circunstancial debe estar presente en todo proceso de desarrollo muscular para que veamos después, un crecimiento real.

ACTIVACIÓN NEUROMUSCULAR

Tus músculos y tu sistema nervioso se encuentran conectados por diferentes vías neuronales. El impulso eléctrico llega al músculo y contrae a determinadas fibras musculares, y con entrenamiento y constancia aumenta esta fluidez eléctrica.

Los impulsos son capaces de reclutar a una mayor cantidad de fibras musculares, por tanto, la fuerza motriz que desarrolla el músculo aumentará de forma rápida, sobre todo en las primeras sesiones de entrenamiento.

A medio y largo plazo mejora la coordinación intermuscular, es decir, cuando pones en acción diferentes grupos musculares de forma coordinada (en una sentadilla, en un lanzamiento, etc.), la sucesión en los procesos de contracción y relajación se hace mucho más eficiente y las conexiones neuronales no solo se realizan en el músculo, sino que pasan por toda la cadena muscular, mejorando la capacidad motriz.

Logo_footer   
© 2014 Fed. Valenciana de Fisicoculturismo y Fitness

Síguenos en: